Hacia la tierra prometida

blog1-1

Una cosa es el conformismo y otra el contentamiento.

El conformismo, es resignación, es estancamiento.

El contentamiento, es estar agradecido en cualquier situación, es experimentar la paz de Dios, aun en medio de la tormenta.

Si has saboreado el don celestial, si has probado la buena Palabra y has tenido parte en el Espíritu Santo. Es normal que quieras más. Yo lo he probado y quiero más. Quiero disfrutar de la leche y la miel de la tierra prometida.

Dios le dijo a Moisés:

«Deja este lugar y lleva al pueblo que sacaste de Egipto a la tierra que les prometí a Abraham, a Isaac y a Jacob. Yo les aseguré que esa tierra sería para sus descendientes. ¡Es tan rica que siempre hay abundancia de alimentos! Enviaré a mi ángel para que te guíe, y echaré de allí a todos los pueblos que no me obedecen. Éxodo 33 1-2

La promesa de la tierra prometida es para ti y para mi hoy. Dónde estás con respecto a esa tierra prometida:

  • Saliendo de Egipto,
  • En el desierto,
  • Al otro lado del Jordán a punto de entrar,
  • Pisaste la tierra prometida pero no la has conquistado, o
  • Disfrutando de la tierra prometida.

No importa donde te encuentres hoy el Señor se presenta ante ti como a Josué y te dice: “Me presento ante ti como comandante del ejército del Señor Entonces Josué se postró rostro en tierra y le preguntó:

—¿Qué órdenes trae usted, mi Señor, ¿para este siervo suyo?

El comandante del ejército del Señor le contestó:

—Quítate las sandalias de los pies, porque el lugar que pisas es sagrado.

Y Josué le obedeció.” Josué 5:14-15

Quitarse las sandalias era símbolo de compromiso, de dependencia, de confianza. Josué obedece al Comandante del ejército de Dios, que no es otro que el mismo Señor Jesucristo y se rinde a sus pies, reconoce que solo, en sus fuerzas no podrá conquistar la tierra prometida, pero ahora marcha seguro porque sabe el Señor de los ejércitos marcha al frente, lo ayuda y lo protege.

Mira tu tierra prometida y sigue adelante reconoce que separado de Dios no puedes hacer nada. Haz tu parte, pero reconoce que la victoria es del Señor, no te rindas, no temas, porque el Señor estará contigo donde quiera que vayas. No te conformes, fuiste elegido para conquistar y disfrutar de la tierra prometida.

“El Señor te bendiga
    y te guarde;
el Señor te mire con agrado
    y te extienda su amor;
el Señor te muestre su favor
    y te conceda la paz”. 

2 Comments

  1. נערות ליווי בתל אביב

    I was pretty pleased to discover this great site. I need to to thank you for your time for this particularly fantastic read!! I definitely appreciated every part of it and I have you book marked to see new stuff on your blog.

    1. Hernan Saenz

      Thanks, I hope to continue writing with the guidance of the Holy Spirit.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Necesitas ayuda?